Pedro, Frida y su jardín de flores

Santa María Xadani, México

 

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow

A Pedro Jiménez Vicente puede llamársele sin lugar a duda, un guerrero y su principal arma de batalla es una aguja. Él y sus hermanas Feliciana y Antonia, son originarios de Santa María Xadani, comunidad enclavada en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Los tres nacieron en una familia de hábiles bordadores a lo que hacen honor todos los días, creando piezas de suma finura.

A los 14 años tuvo la inquietud de irse a la Ciudad de México a explorar otra forma de vivir y junto a sus hermanas, conoció la vida de la ciudad. Trabajó en una tintorería y en un restaurante, pero en su tiempo libre, siempre bordaba.

Pedro se define como muxe (de la palabra mujer en zapoteco), lo que se conoce como un tercer género dentro de las comunidades zapotecas. Esto ha sido siempre parte de su identidad y durante su tiempo en el entonces llamado Distrito Federal, conoció las similitudes y las diferencias entre sus pares de la comunidad gay.

Es a principios de la década del 90 que el virus del VIH/SIDA tuvo su mayor pico de propagación y el mayor número de muertes se concentraba el D.F. Es por ello que su madre asustada le pide que vuelva a casa. Entonces, con 17 años y la ayuda de su madre, Pedro instala su taller de bordado y confección del traje regional.

Hoy en día, Pedro es el modista más conocido de Xadani. Confecciona huipiles, enaguas, bolsas y corsés entre otras prendas. En su taller trabajan varios amigos y amigas suyos -incluídas sus hermanas- entre quienes distribuye los pedidos que le llegan de toda la región. Una de las amigas que se ha sumado al taller es Frida.

Dentro de la comunidad muxe, hay quienes eligen adoptar la identidad de mujer para la vida diaria, otros, deciden sólo vestirse para ocasiones especiales. Inspirada en Frida Kahlo, Wilbert eligió su nombre muxe “Frida Belén”, para ser coronada como reina de la fiesta o vela de Xadani Binni Nayeche en 2014. Kahlo la acompañaba todos los días mientras trabaja en el taller de Pedro (cuyo nombre de mujer es “Melani Monserrat”).

La necesidad de tener ingresos propios y la falta de oportunidades laborales, llevaron a Frida a perfeccionar su técnica en el bordado e intentar vivir del textil. A pesar de que Xadani fue el primer lugar en reconocer a la comunidad muxe, crecer en la búsqueda de la identidad propia no es fácil para muchos.

Pedro y Frida bordan con agujas y ganchos de crochet lienzos de terciopelo o crepé con hilo de algodón. Así dan vida a un jardín de flores llenas de tonalidades y detalles que por décadas han formado parte de la cultura de su pueblo. Es en este jardín donde ellos pueden, al menos por un rato, perderse y olvidarse del mundo afuera.

Nota: Estas imágenes fueron tomadas en el año 2014. Después del terremoto del 7 de septiembre de 2017, este taller junto a la casa en la que habitaba Pedro con su madre, tuvieron que ser demolidos debido a los graves daños estructurales que sufrió. Con la venta de sus textiles, Pedro ha logrado solventar los gastos que esto le representó.