El legado de Doña Santa

Michoacán, México

Doña Santa es una de las más talentosas y reconocidas maestras reboceras de Michoacán. Tiene una tienda de abarrotes en la que vende artículos básicos para los hogares de Angahuan: pasta para sopas, chiles (ajíes) enlatados, veladoras, jabón, arroz y leche entre otros.

Durante las mañanas, en la puerta de la misma, se ofrece café soluble y atole de avena para calentar el cuerpo. Antes se dedicaba más a la tienda pero ahora son sus hijos quienes se hacen cargo, lo que le deja a ella más tiempo para tejer.

 

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow

Ella, al igual que la mayoría de las tejedoras de la región, se especializa en tejer rebozos. Es una prenda de uso diario que se utiliza como para protegerse del frío, para cargar objetos o bebés o simplemente como accesorio. En esta región, se tejen normalmente con hilo de algodón, estambre de acrilán y lana de oveja.

El rebozo se confecciona en varias etapas y normalmente lo realizan distintas personas. El urdido y tendido de los hilos se hace primero, luego el tejido base que lo hace una persona y el empuntado o remate en macramé comúnmente lo hace alguien más.

 

 

previous arrow
next arrow
Slider

 

Es por esto que para Santa ha sido muy importante transmitir sus técnicas y conocimientos a las mujeres de su familia. Este es un oficio que han aprendido sus hijas, nueras y nietas acompañándola en la cotidianidad, al lado de la cama o junto al fogón.

 

 

Los tejidos de Santa son sin duda impecables y repletos riqueza. Ésta que sólo el trabajo de muchas décadas deja como resultado. Santa es una mujer cariñosa pero firme, bondadosa pero exigente y simplemente talentosa. Ella, como tantas mujeres en América Latina, es portadora de conocimientos ancestrales que se materializan en objetos textiles.